Los mejores tonos fríos para refrescar tu casa

Elegir qué colores van a llenar de vida nuestra casa suele ser una tarea difícil. Por eso queremos mostrarte ideas de colores fríos para que elegir sea mucho más fácil!

Los colores fríos están asociados a la pasividad, provocan sensación de serenidad e invitan al sentimentalismo. Además de refrescar el ambiente, también aportan muchísima calma y mucho carácter si son más oscuros.

Fríos claros

Son los tonos más suaves del azul, el verde y el violeta. Transmiten serenidad, privacidad y relajación. Aportan frescor al ambiente. Es habitual reservarlos para dormitorios, zonas de descanso y baños.

 

 Esta paleta contagia tranquilidad y relajación. Si buscas un espacio de descanso en casa, el brillo azulado del verde aguamarina es ideal para lograrlo. Si querés algo más alegre pero tranquilo, tu casa puede vestirse de la pureza del azul celeste, un color que crea atmósferas ligeras y suaves. Y si buscás algo más rústico, la naturalidad de un azul lavanda te aportará notas cálidas y enérgicas a ambientes sobrios.

Fríos oscuros

Esta gama incluye tonos como el azul añil, el rosa intenso o el verde eucalipto. Son colores que imprimen carácter a una estancia y suelen reservarse a salones, despachos, bibliotecas o dormitorios.

Tienen una gran fuerza decorativa, pero es preferible utilizarlos solo en determinadas paredes o muebles y combinarlos con tonos claros o neutros para no recargar ambientes.

 

Son colores polivalentes que pueden dar lugar a decoraciones informales, campestres o sofisticadas. El verde eucalipto es un gran color, ideal para ambientes rústicos, mientras que el azul añil se asocia al Mediterráneo y a la informalidad del verano. El violeta berenjena, en cambio, es un tono más urbano, delicado y elegante. Para las casas más alegres y locas, el rosa intenso transmite a las estancias alegría y atrevimiento.

Leave A Comment